pestañas

Bastará un tenue fulgor para iluminar las tinieblas.

Volver al Inicio

Aumentar Reducir

Tamaño de Letra

Entradas Antiguas

jueves, 3 de abril de 2008


Con dificultad hemos sido dueños de nuestras vidas,

pero además se nos exige que lo seamos de nuestra muerte.

Del costal de huesos pútrido y jabonoso que nos sucede al último respiro.


Cuando hablan de los “restos” se refieren a esa carne que sólo alimenta gusanos,

moscas, buitres y cóndores.

Por las cuales se debe pagar arriendo para que descansen en paz.


Junten toda esa pobredumbre,

los desechos cautivados en las víceras,

los gases, la cianótica piel.

Lo último que quiero es incomodarlos ahora,

cuando ni siquiera puedo verlos,

ni burlarme de ustedes.


Inyécteme alcohol, del peor, que no se les olvide que estoy muerto.

Gasten sus fuerzas para embriagarse ustedes,

para que soporten la vida ya que la muerte se aguanta por sí sola.


Quémenme, transformenme en polvo.

Mezclenme con toda esa mierda que inahalan y dedíquenme toda esa neura y paranoia.


No busquen un paraje tranquilo, no arrojen el polvo al mar:

Jalenme, den jugo, peleen, pelénme.


No seré, no lo sabré, no me importará,

pero ustedes sabrán que me están homenajeando.

1 comentarios:

Ditaur dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here

Publicar un comentario

Deje su comentario o sugerencia, aunque no sea una crítica. A veces basta un saludo.
Vea los comentarios anteriores.

Otras Webs

Banner Fesal

Contador de visitas

Seguidores