pestañas

Bastará un tenue fulgor para iluminar las tinieblas.

Volver al Inicio

Aumentar Reducir

Tamaño de Letra

Entradas Antiguas

jueves, 29 de marzo de 2007

Quizá la mayor discusión que existe entre las ciencias humanas y sociales es si el hombre es libre o determinado. En caso de que se acepte que el hombre no es libre la pregunta que surge es si es determinado por su medio social, Vg. el educativo, o bien cada individuo se encuentra determinado por su material genético. Simplificando al máximo podríamos preguntarnos ¿Es un problema de hardware o software? Es la máquina o la programación.

Que somos libres es sólo un axioma defendido por la metafísica y administrado por las Ciencias Políticas, Jurídicas y las Económicas.

Las Ciencias Sociales, aquellas que no actúan con algún interés directo o indirecto sobre el punto, discurren entre el hardware y el software.

Los defensores del hardware sostienen que nuestra máquina viene, de fábrica, con ciertas cualidades que determinan todas las posibilidades de todo individuo.

Los defensores del Software, sostienen que es la crianza del individuo, su educación o general su interacción social quien determina el comportamiento de un sujeto. Algunos extremistas llegan a decir que la realidad existe gracias a la cultura, es decir, producto de la interacción social.

Siempre existen los eclécticos y por lo tanto están aquellos que piensan que existe una conjunción entre soft y hard.

Pero en ciertos puntos hay demasiado en juego como para asumir una postura tibia: Los delincuentes nacen o se hacen, por ejemplo.

Pero muchas de estas disputas surgen de definiciones equivocadas de los conflictos: Si la delincuencia es una cuestión definida socialmente, mediante el lenguaje, mediante la inteligencia soberana de los órganos competentes para interpretar dichos códigos, es imposible llegar a pensar que nos encontramos genéticamente determinados para asumir una posición original respecto a códigos desconocidos a la época de la “fabricación” de la máquina.

Cada conducta que aislamos mediante la sociología, la antropología, la sicología, la educación, las ciencias políticas y el derecho, mecanismos contingentes de interpretación sobre lo vivo, no podemos endosarle en correlato una predisposición genética. No puede existir un reflejo original de nuestro aleatorio resultado social.

Lo genético y social se encuentran imbricados y no existe forma en que podamos comprender los detalles de tal imbricación.

Es preciso una humildad de parte de los investigadores ante la convicción sobre la bastedad de lo desconocido. Cada nuevo dato será interpretado con nuestro hardware y con nuestro software y por lo tanto, no tenemos idea hasta qué punto tales conclusiones serán determinadas por ambas y en qué cuotas.

Al menos sabemos, y sabemos sin medias tintas, que somos bastante ignorantes sobre este punto.

2 comentarios:

azeta dijo...

Está Funcionando

Marxxxcelo Valdes dijo...

Compadre me volvi loco !!! Chucha pienso lo mismo..es que hay tanto tema y tanto mafioso en el poder poder.!!!

Saludos

Publicar un comentario

Deje su comentario o sugerencia, aunque no sea una crítica. A veces basta un saludo.
Vea los comentarios anteriores.

Otras Webs

Banner Fesal

Contador de visitas

Seguidores